Peeling cutáneo con sal

Los peelings suaves ayudan más rápidamente a liberar los poros de la piel de células muertas. Los peelings se pueden hacer en casa, ya que los ingredientes se encuentran en cualquier hogar: sal y aceite de oliva.


En los pies y en caso de callosidades se puede raspar un poco, ya que esto estimula la circulación sanguínea y elimina las escamas de piel muerta y las callosidades.

Se hace así:

Mezclar la sal con un poco de aceite de oliva hasta formar una pasta consistente que pueda aplicarse bien. - Con sal gruesa se obtiene un peeling vigoroso, por ejemplo para zonas callosas en los pies o los codos. Al usar sal fina, el efecto de peeling es algo más reducido, es decir, es más suave e idóneo para los muslos y los brazos, por ejemplo.

Aplicar las mezcla de sal y aceite sobre la piel y masajear suavemente. Dependiendo de la intensidad del masaje, la sal se ocupa principalmente de la parte de efecto mecánico, y el aceite protege la piel. En los pies y en caso de callosidades se puede raspar un poco, ya que esto estimula la circulación sanguínea y elimina las escamas de piel muerta y las callosidades.

Eliminar los restos del peeling con agua templada y secar la piel sin frotar.

Normalmente no es necesario aplicar después ninguna crema.

Otras variantes:

Quien desee cuidar su piel con especial esmero, puede usar en vez del aceite de oliva aceite de almendra, aceite de hueso de albaricoque u otro aceite cosmético de calidad. Estos no solo ofrecen una fragancia muy agradable sino que también suavizan la piel especialmente.