21.02.2014

SALDORO Urmeersalz premiada con el galardón Red Dot Design Award

El diseño del envase atrae por su característica ola de sal


SALDORO: un tesoro de la naturaleza del norte de Alemania. Desde hace 250 millones de años y de una calidad selecta.

Si bien el número de candidaturas presentadas fue enorme, la decisión se tomó con rapidez: la Sal natural SALDORO de esco recibió el prestigioso galardón Red Dot Design Award en la categoría de "Communication Design" por su excelente diseño de envase.

El premio Red Dot Design Award es uno de los concursos de diseño más importantes y conocidos del mundo y que cuenta con más experiencia: el actual Centro de Diseño de Renania del Norte-Westfalia ya concede desde 1954 su premio de diseño a las mejores creaciones del mundo a través de un jurado internacional.

Una configuración ingeniosa consigue un gran reconocimiento

6800 presentaciones distintas procedentes de 43 países compitieron entre sí para lograr el codiciado premio. SALDORO convenció por la calidad y singularidad de su línea de envases. En este caso se jugó con los colores fríos del norte. Al mismo tiempo, una singular ola de sal brinda un elevado grado de asociación con el producto, la sal.

Este diseño caracteriza ingeniosamente todos los productos SALDORO creando así también para el consumidor final un elevado grado de reconocimiento. Encontrará más información sobre los productos, ilustraciones para la descargar y vídeos en www.saldoro.de

Sal fuerte, marca fuerte

SALDORO es una marca de esco - european salt company GmbH & Co. KG con sede en Hanover. esco es el mayor proveedor de sal de Europa. La gama de productos de sal alimentaria y de mesa incluye sal gema, sal vacuum y sal marina.

SALDORO es la marca de sal natural y cuenta con una amplia gama de productos. En las estanterías dedicadas a las sales en los supermercados de Alemania encontrará esta sal gema pura, sin refinar, procedente de los yacimientos naturales de sal del ancestral Mar de Zechstein, en diferentes granulaciones, así como enriquecida con yodo, fluor y ácido fólico. Esta sal natural, confinada y protegida desde hace más de 250 millones de años por profundos estratos de rocas, es de una calidad excepcional.